24 Canciones a 24 Fotogramas / Nº 2

Pronto se cumplirán sesenta años del estreno de Singin’ in the rain (1952), esa divertida comedia en la que sus personajes se ven obligados a convertir su última película en un musical para satisfacer al público hambriento de nuevo cine sonoro.

Algo me dice que quedan jóvenes – y me temo que también mayores – que todavía no han visto este filme dirigido por Stanley Donen y un Gene Kelly en pleno estado de forma que, además de dirigir y actuar, se pasó todo el rodaje insultando y vociferando a sus compañeros de reparto ya que según él no sabían ni cantar ni bailar. Al final Gene reconoció sus malos modales y pidió perdón uno a uno.

Lo que es innegable es que un gran porcentaje de público tiene grabada en el subconsciente esa entrañable escena en la cual Gene Kelly interpreta y define el amor como esas ganas locas que te entran de ponerte a bailar en mitad de la calle sin ningún rubor y, si el día acompaña, saltar sobre los charcos mientras nadie te llame la atención.

Dicen por ahí que el agua estaba mezclada con leche para que aquellas viejas cámaras pudieran filmar la lluvia con detalle. Qué más da si es cierto o no; al final en eso del amor uno siempre termina empapado hasta los huesos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s