20 Grandes en Blanco y Negro y hacia atrás: Nº 9

La canción de amor por excelencia se titula Ne me quitte pas (No me dejes, en castellano). Y su autor, Jacques Brel, la escribió metiéndose en el pellejo de un pobre hombre que promete el oro y el moro a su pareja para que ésta no lo abandone. Algo que resulta de lo más irónico teniendo en cuenta que fue él mismo quien decidió poner fin a la relación con su mujer muy poco antes de sentarse frente al papel en blanco.

Pero tal vez el ‘mérito’ del belga fue ponerse en el lugar de la persona a la que hizo sufrir para, acto seguido, escribir la canción más arrebatadora de todos los tiempos e interpretarla como nadie ha podido hacerlo después en las casi doscientas versiones polilingüísticas (de Charles Aznavour a Ray Charles pasando por Paco Ibáñez y Mikel Laboa, de Frank Sinatra a Tom Jones pasando por Sting y David Bowie, de Shirley Bassey a Estrella Morente pasando por Edith Piaf y la mismísima Marléne Dietrich) que se han grabado a lo largo de la historia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s