24 Canciones a 24 Fotogramas / Nº 20

Estoy convencido de que (500) Days of Summer es una de las comedias románticas más divertidas y amargas que he visto jamás. Quienes estamos locamente enamorados de la persona correcta nos encontraremos siempre, de alguna u otra forma, en el pellejo de la pareja formada por Joseph Gordon-Levitt y Zooey Deschanel.

Porque su historia es siempre la nuestra. Porque no queremos contar los días, acotar las fechas, cerrar los calendarios. Sólo queremos estar con esa persona por encima de todas las dificultades: perdonar y superar junto a ella los errores de uno, del otro y de ambos. No importa que sea verano, otoño, invierno o primavera. Simplemente queremos hacer de cada estación toda una vida con esa persona. Y olvidar los árboles que cayeron detrás de nosotros, quemar las ramas y salvar sus hojas para volver a echarlas a volar.

No existe la fórmula perfecta para que la otra persona escuche su corazón y no su cabeza. Ambos son tan íntimos que se llevan a muerte: el primero defiende a los sentimientos y la segunda a los miedos. La cabeza trata de acallar lo realmente importante: todas las emociones que te unen a la otra persona. Pero aún puede ser peor y que, cuando al fin has conseguido que cabeza y corazón se pongan de acuerdo, la otra persona ya se haya puesto de acuerdo consigo misma e incluso con otra para olvidarte.  Y entonces aparece la impotencia gigante de quien quiere gritar a los cuatro vientos eso de oye, ¿es que acaso ya no me quieres?

Todos nos dicen que hay que pasar página pero uno se niega a hacerlo cuando sabe al cien por cien que aún no ha terminado el libro y que todavía quedan los mejores capítulos y las mejores páginas por leer. Pero, ¿cómo conseguir que esa persona vuelva a poner sus pies en tu tierra? ¿Cómo hacer que esa persona escuche de verdad a su corazón y deje de obedecer a los tormentos del pasado? Parece tarea imposible lograr que dos personas se reencuentren si una no quiere. Aunque la llama siga viva. Aunque la chispa sólo necesite un último chasquido para renacer.

Marc Webb parece saber bastante de esto y aprovecha su película para lanzarnos una pregunta optimista detrás de cada respuesta pesimista. Y viceversa. Está claro que Webb sabe también que cada historia de amor tiene sus canciones, su banda sonora, y en este caso ha sabido escoger las melodías necesarias para el nacimiento, la tormenta, el renacimiento y las cenizas de la pareja protagonista. Entre todas esas delicias que forman parte de (500) Days of Summer (2009) tengo que quedarme con esta belleza de The Smiths de 1986 titulada There is a light that never goes out. Como anillo al dedo, y nunca mejor dicho.

Anuncios

Una respuesta a “24 Canciones a 24 Fotogramas / Nº 20

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s