El día de la roja

 

Anoche cené una gran empanada de pino con un buen par de piscos para celebrar y recordar, desde la distancia, el día de mi querido Chile.

Para hablar de Chile conviene tener siempre la boca bien limpia y sin gérmenes: con Neruda, con la gente y con los Parra desde Valpo hasta Concepción. Sin Piñera, sin carabineros y sin miedo desde la Alameda hasta la U. Yo sólo quiero tomar harto y bailar una cuequita con toda mi torpeza junto a mis chilenos del alma, los de allí y los de aquí.

Viva Chile, coño. 

Anuncios

Una respuesta a “El día de la roja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s