No suelo cumplir una promesa. A no ser que ésta sea una estupidez.

Prometí plantar un pino, hacerle una foto y publicarla. Y he cumplido.

La putada es que no soy un tío con muchas raíces, así que sospecho que el pino va a durar menos que el nuevo Caiga quien caiga de Cuatro. Aunque siempre puede llegar antes un concejal de urbanismo y llevárselo por delante. El pino, digo. De lo otro ya se encargan unos tipos con corbata nacidos para ser programadores de TV.

La verdad, no sé qué da más miedo: si un concejal de urbanismo o un programador de TV.  El lobo feroz es un mindundi al lado de semejantes caperucitas (que de rojas no tienen nada). Si queremos asustar a los niños de hoy, lo suyo es amenazarles con que se duerman si no quieren que venga un concejal de urbanismo o un programador de TV. Ojo, que también puede sonar a chiste: ‘esto es un inglés, un concejal de urbanismo y un programador de TV subidos en un avión..’. Pero cuidado: si los niños no se ríen, un día serán hombres y nos harán llorar recortando nuestras ya recortadas pensiones. Que no, que es broma, que eso no va a pasar nunca. Esas cosas sólo pasan en los países donde se meten a los jueces en la cárcel, podemos estar tranquilos.

A lo que iba. Si queremos jugar a encontrar las diferencias entre plantar un pino y hacer la cuarta versión de un programa de TV, lo mejor que podemos hacer es sentarnos y esperar que las leyes de la gravedad, la naturaleza y el share hagan su trabajo. Al final todo cae.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s