Brandy

brandy

La semana pasada conocí a Brandy en Chipre.

Brandy no necesita entender de idiomas, fronteras y otras cosas impuestas por hombres limitados. A Brandy le basta con recibir cariño, ternura y respeto. Justo lo que más escasea entre nosotros «los humanos».

Esta es la lengua de Brandy después de correr por el campo durante quince miserables minutos de libertad, antes de volver al refugio con otros cuarenta perros abandonados.

Hasta otra, amigo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s