Gabriel Lemmon

IMG_20160521_184331_HDR (1)

SIEMPRE disfruto con Jack Lemmon y SIEMPRE me hace recordar a Gabriel Kano, pero en esta película MÁS QUE NUNCA.

Hay un paralelismo medio involuntario entre The Great Race y aquel corto mío llamado La mejor tortilla de todos los tiempos. Lo de Edwards se estrenó en 1965 y lo mío cincuenta años después. Lo suyo es eterno, inolvidable. Lo mío sólo es un homenaje a su imprescindible desvarío. Ya quisiera yo, eterno aspirante a mediocre, llegar a dirigir siquiera cinco minutos tan brillantes como los peores de Blake Edwards.

NADIE sacó tanto jugo de Lemmon como Blake Edwards y, sobre todo, Billy Wilder. Lo hicieron INMORTAL. El cine, querido público, (también) es para eso. Y aunque no logre más que besarle los talones nadie me quitará el privilegio de haber dirigido y querer seguir dirigiendo a Gabriel. Porque uno no se siente director hasta que por fin encuentra a su propio Jack Lemmon.

Anuncios

2 Respuestas a “Gabriel Lemmon

  1. Casi tan ceporro como aquel que entraba de forma anónima en el blog de un ceporro para llamar ceporro al ceporro. Enhorabuena, valiente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s